sábado, 28 de junio de 2008

«Para el amante el cuerpo deseado es alma; por esto le habla con un lenguaje más allá del lenguaje pero es perfectamente comprensible, no con la razón, sino con el cuerpo, con la piel. A su vez el alma es palpable: la podemos tocar y su soplo refresca nuestros párpados o calienta nuestra nuca. Todos los enamorados han sentido esta transposición de lo corporal a lo espiritual y vicecersa. Todos lo saben con un saber rebelde a la razón y al lenguaje.»

Octavio Paz, La llama doble (1993).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos los enamorados han sentido esta transposición de lo corporal a lo espiritual y vicecersa...


micro-besos

TOMÁS dijo...

Sublime. Paz, uno de los grandes.
Saludos, Manuel
http://tropicodelamancha.blogspot.com

Paquita la del barrio dijo...

Es cierto todo lo que dice Octavio, estoy 100% de acuerdo, Manolo. Lo que pasa es que a veces el/la enamorado/a es cobarde y aún sintiendo lo mismo, no dice nada... y entonces comienzan las incertidumbres, las dudas, el sufrimiento y finalmente dices: ¡Mira anda y que te den!
Un poquito de comunicación, en lo básico por lo menos es necesaria.

Juan Antonio, el.profe dijo...

"Un saber rebelde a la razón y al lenguaje". Ahí queda eso.