viernes, 13 de junio de 2008

«Todas las traducciones, decente pero no óptimas, se las guardaba para sí. Encontraba una gran satisfacción al detectar un mismo impulso poético en las obras despojadas y desnudas de aquellos autores y los programas que ella confeccionaba, cuyo destino consistía en también volverse inmateriales en el interior de las computadoras.»

Agustín Fernández Mallo, Nocilla dream (2006).

3 comentarios:

TOMÁS dijo...

Manolo, con Virgilio hasta el infierno, hasta la buhonería habanera más recóndita, pero Nocilla sólo hay una, y esa se unta en el pan. La otra es cuento chino.
Saludos y suerte.
http://tropicodelamancha.blogspot.com

Manolo Arana dijo...

Pues a mí me ha gustado el libro. No es tan novedoso como lo pintan, pero tiene grandes aciertos.

TOMÁS dijo...

No lo dudo, por aciertos hasta Manuel González y Jiménez. Saludos y suerte, ¡más suerte que saludos!
http://tropicodelamancha.blogspot.com