sábado, 3 de mayo de 2008

Ayer hizo un mes del concierto de los Sunday drivers. Para celebrarlo, os dejo este poema (léase con "Little hearts attacks"):

Las reglas del juego

Todo esto debería ser un juego,
un tácito tira y afloja
para sonrojarte palabras
al oído. Y sí, en eso estamos.
Pero cada día se me hace más difícil
–ya te habrás dado cuenta-
seguir esta partida
(extraña, fascinante: cercana)
que nos ha caído en lo alto…
Tú sólo ponte en mi lugar:
imagina que llevas escalera
de color, y una hermosa
aunque sospechosa sonrisa
disuelve tu estudiada
cara de póker. Luego,
cuando descubre que las cartas
y el adversario
son la misma persona,
sólo existe una opción
(ganar o perder es ya casi lo mismo):
esperar,
con la sonrisa puesta, a que repartas
las cartas –o los besos- otra vez.

1 comentario:

esperanza dijo...

Hola:

Me llamo Esperanza y he hecho la carrera de Filología Hispánica como tú. Nos conocimos en un curso magistral sobre JRJ en la Rábida, pero no creo que me recuerdes.

Quería comentarte que el poema es estupendo, ya me habían dicho que escribías muy bien. Seguiré leyéndote.


Un saludo.