miércoles, 26 de noviembre de 2008

Me voy a Málaga a hablar de Dinero. ¡Ala!

Himno

Por ti las madrugadas y el estiércol, la mentira en la boca y la amenaza. Por ti agachar la cabeza, vender mi nombre y renunciar a los sueños. Por ti el desvelo y la espalda quebrada. Por ti colgar el teléfono, marcar de nuevo y decir, está bien, lo que usted diga. Por ti cosas sucias de las que no me arrepiento. Porque tú me mantienes con vida. La boca que se dibuja cuando estoy a punto de abandonar. Tú, la belleza y el sentido.

Pablo García Casado, Dinero (2007).

2 comentarios:

Esther dijo...

joder, qué bonito es el amor

Esther dijo...

y el dinero