viernes, 2 de octubre de 2009

Epitafio

De estatura mediana,
Con una voz ni delgada ni gruesa,
Hijo mayor de profesor primario
Y de una modista de trastienda;
Flaco de nacimiento
Aunque devoto de la buena mesa;
De mejillas escuálidas
Y de más bien abundantes orejas;
Con un rostro cuadrado
En que los ojos se abren apenas
Y una nariz de boxeador mulato
Baja a la boca de ídolo azteca
-Todo esto bañado
Por una luz entre irónica y pérfida-
Ni muy listo ni tonto de remate
Fui lo que fui: una mezcla
De vinagre y de aceite de comer
¡Un embutido de ángel y bestia!



Nicanor Parra, Poemas y antipoemas (1954)

2 comentarios:

María Mercromina dijo...

fui lo que fui
¿sere lo que no fui?

Lluís P.M. dijo...

embutido de ángel y bestia...
qué guapo el poema, gracias, xixi.

abrazo

Ll.