lunes, 19 de abril de 2010

Con el sudor en la cabeza





Sigo tan embarazosamente embarazado que nunca podré ser el que debería,
el que se calla aunque la biología me sangre por los codos
un sudor de esfuerzo por llorar. Que todo es tan fácil
como saber que el néctar siempre supo mejor
sorbiendo directamente del aguijón un sudor de esfuerzo
por salir. Comer, digerir, sonreír: polinizar
en la mismísima excusa, en la mismísima
y yo no me desahogo: me ahogo.




(música: El sudor- Pony Bravo)

1 comentario:

María Mercromina dijo...

No sabes lo que me gustan los pandas :D.
siempre quise tener uno de pequeña.

" un sudor de esfuerzo por llorar..."